sábado 17 de abril de 2021 - Edición Nº864

La Región | 25 mar 2021

Además, nuevo ataque en Gonnet

Vecinos sin paz: Amenazas, golpes, y robos en Arturo Seguí y City Bell

Los frentistas de la Zona Norte día a día se ven obligados a convivir con el flagelo de la inseguridad. Los ataques se repiten continuamente en las diferentes localidades.


No hay día en que la Zona Norte no sea noticia por la inseguridad. Lamentablemente los vecinos de los diferentes barrios y localidades se tuvieron que acostumbrar a convivir con esta triste realidad. Salvo por las acciones llevadas a cabo por ellos mismos, con esfuerzos económicos de por medio, nada hace prever que esto pueda llegar a frenar.

A lo largo de las últimas horas, el número de víctimas por este flagelo siguió aumentando. Y desde NexoNorte te iremos contando caso por caso. El primero de ellos tuvo lugar en Arturo Seguí, más precisamente en una vivienda ubicada en Calle 416 y 148, en donde una mujer fue atacada por dos delincuentes que ingresaron a su propiedad tras saltar un paredón.

Ella se encontraba junto a sus dos hijos menores de edad. Los malvivientes estaban armados e ingresaron por el patio de la morada, en donde justo se encontraba la damnificada. Al percatarse de la presencia de los extraños, intentó refugiarse dentro de su hogar, pero los malhechores rompieron la puerta a patadas.

Para reducirla, le aplicaron un fuerte culatazo en la cabeza. Acto seguido, le exigieron que entregue dinero y objetos de valor. La dramática escena fue presenciada por los dos hijos menores de la mujer, que también fueron reducidos por los ladrones.

Finalmente, escaparon con dos netbooks, una notebook, teléfonos celulares, un Ipad y una Play Station 4. Además, se llevaron dinero en efectivo (pesos y dólares). Por el momento continúan prófugos. En la causa intervinieron efectivos de la UFI N° 9.

Un dato llamativo del caso, se basa en que al momento del ingreso de los implicados, la hija mayor de la familia se encontraba tomando clases por la plataforma Zoom y, segundos antes de ser reducida, alcanzó a pedirle a una compañera que avisara a la policía que estaba sufriendo un atraco. 

Según informó Diario El Día, la otra estudiante se encargó de reportar lo sucedido al 911. Por ello, mientras se llevaba a cabo el asalto, un policía se hizo presente en una despensa ubicada en frente pensando que el atraco estaba ocurriendo allí. 

El comerciante que atendió al uniformado, confesó: "Preguntó si 'estaba todo bien' y 'si había pasado algo raro en la cuadra'. Quizás pasaron mal la dirección o los policías se equivocaron". Tras este diálogo, y luego de un recorrido por la zona, el patrullero se retiró por Calle 416, sin percatarse de lo que realmente estaba pasando. 
 


Desvalijaron una casa de City Bell 

El segundo episodio fue a plena luz del día, y ocurrió en City Bell. Esta vez sujetos desconocidos atacaron un domicilio ubicado en Calle Cantilo y 17. Misma zona en donde hace unas semanas también hicieron de las suyas en la Clínica "Los Robles". Por lo que los vecinos ya hablan de estar "a merced de los delincuentes".

En esta ocasión, los sospechosos forzaron la entrada de una casa y entraron a robar aprovechando que la familia no estaba presente. De esta forma, se apoderaron del dinero que hallaron y diferentes elementos de valor. Luego huyeron sin dejar rastros.

Los frentistas de la localidad, en diálogo con Diario Hoy, aseguraron: "Ya esto no lo podemos permitir, sobrepasó toda estadística". Y agregaron: "Que nos barreteen las puertas, las rejas, nos palanqueen los portones… ¿Qué más tenemos que hacer? ¿Blindarnos o poner un cerco electrificado? Algunos dicen que hay connivencia con la Policía".


Robo y llamas en Gonnet 

El último caso, tuvo como víctima a un joven que sufrió el robo de su moto en Calle 490 y 17. La había dejado estacionada en la vereda, cuando ingresó a la casa de un amigo suyo, sin esperar lo peor. Tras unos minutos, ambos escucharon el arranque del motor, por lo que salieron rápidamente hacia la calle.

Al llegar a la puerta, se dieron cuenta que los ladrones ya se habían llevado el rodado, por lo que decidieron comunicarse con la Policía e informar lo acontecido en sus redes sociales. Los agentes de seguridad, solamente se limitaron a recomendarles que realicen la denuncia correspondiente.

Todo cambiaría horas más tarde, cuando un vecino se comunicó con la víctima para informarle que había visto a un grupo de chicos con el vehículo en su poder. También le explicó que había llamado al 911 en reiteradas ocasiones para revelar el paradero del mismo.

Llamativamente, pese a su reclamo, los patrulleros pasaban de largo por la escena y no paraban para tratar de identificar a los sospechosos. Para colmo, luego la motocicleta apareció prendida fuego en las inmediaciones.

Nexo Norte, la información transforma.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias