martes 15 de junio de 2021 - Edición Nº923

City Bell | 26 may 2021

Policiales

¿Qué dijo? Ex comisario de City Bell salió a replicar a un medio local

Mucho se habló sobre su salida, fue por ello que el ahora ex funcionario, le contestó a un reconocido medio local por medio de una carta en donde pidió derecho a réplica por los testimonios vertidos sobre su persona.


En City Bell vienen siendo tiempos agitados por la inseguridad reinante en sus calles, vale recordar que hace tan sólo 3 meses hubo un relevo de comisario, y durante la semana pasada volvió a ocurrir lo mismo. Fue precisamente Ricardo Garay, quien fue relegado de sus tareas.

Mucho se habló sobre su salida, y fue por ello que en las últimas horas, el ahora ex funcionario policial de City Bellle contestó a un reconocido medio local por medio de una carta en donde pidió derecho a réplica por los testimonios vertidos sobre su persona.

Según trascendió, el ex comisario Garay, fue muy criticado después de la reunión entre vecinos y policías llevada a cabo la semana pasada. Además, ya se confirmó que lo reemplazará en su cargo Christian López Avero

A continuación la réplica completa

DERECHO A REPLICA:

 

Señora Presidente del Foro de Seguridad

City Bell

 

Ricardo Daniel GARAY, es mi nombre y apellido completo. Y vivo desde siempre en uno de los más populares (y humildes) barrios del gran La Plata (en Los Hornos. Y no justamente en el centro de éste).

 

No agrego otro aditamento más que el de cualquier persona que tiene el derecho de poder replicar en lo particular el "suelto" (en todo sentido, y no lo digo con sorna) periodístico que claramente busca que alguien lo lea. Con el pomposo título "El nuevo cambio de comisario en City Bell hizo explotar a los vecinos".

 

Lo que dice el artículo (de quien como habitualmente lo hace éste diario no está identificado su autor) es de los clásicos "títulos" sensacionalistas que busca que un lector ávido de noticias (no de ésta en particular) finalmente lo lea para encontrarse con "más de lo mismo".

 

El imaginario colectivo conoce cada uno de los apotegmas que el "periodista" indica en la nota como verdades reveladas: "Recaudadores", "Corrupción policial", "Todos los comisarios tienen que recaudar", "necesitan recaudar y mucho de ello sale de las drogas, los robos.", "las comisarías se compran, tienen precio". Que sagacidad por cierto.

 

Para ser franco y reduccionista podríamos decir que TODOS los policías viven en City Bell también. Y ser eso parte del problema. Cómo podría vivir un "policía" con lo que gana de sueldo, en la zona más cara de toda La Plata. Y claro que sería de dudosa procedencia su situación socio-económica. Además los policías "no salimos" de los barrios más acomodados justamente.

 

Pero todo ello sería otra discusión. Que seguramente los mentores del artículo no creo que se animen a compartir.

 

El escriba utiliza términos como: "un calificado vocero" (no tengo dudas de quien/es se trata/n. Y lo que menos pueden ser es calificados. Y si fueran calificados, no creo que -vaya oxímoron- calificarían para nada más que para esconderse detrás de una nota periodística para –tampoco lo dudo– sacar su rédito).

 

No es nuevo todo lo que elucubra el narrante. Pero solo podría pedirle a quien se tomó estos minutos para leer éstas líneas, que solamente piense qué sentimiento tenemos todos en cada uno de nuestros hogares con relación a la inseguridad. Que claramente, no discrimina. Porque también la policía es víctima de delitos. Como en éste caso de una "canallada", de alguien que se esconde detrás de un seudo-periodismo, en el cual –nuevamente no me cabe la menor duda–, ni siquiera yo soy el blanco directo.

 

Inseguridad que justamente a quienes más pegan (y mortalmente) es a los policías. Quienes fuimos y somos "el último orejón del tarro". No existe otro oficio de semejante riesgo. Y no necesitamos de estadísticas maquilladas.

 

Ojala en algún momento, se hicieran realmente padrones con respecto a la ingrata tarea que nos toca a diario lidiar y que solo tiene sus reconocimientos en contadas ocasiones.

 

Pero sí habrá filas de retractores en nuestros defectos, errores, imperfecciones que no son ni nada más, ni nada menos que propias de cualquier actividad. Lo que ocurre con la nuestra es que en ésas circunstancias se entregan vidas, lesiones gravísimas, secuelas por siempre, que jamás tendrán más caricia que la de nuestras propias familias. Quienes sufren junto a nosotros. Quienes "realmente" saben quiénes somos.

 

Es cierto. Fui Comisario de City Bell (quizás, sin lugar a dudas, la zona con mayor poder adquisitivo, y estatus social de toda La Plata). Y yo, desde siempre en el lugar en el que nací, crecí y vivo. Los Hornos. Que paradoja de la vida no?. Si fuera como lo han informado "el vocero calificado" (entre otros) debería ostentar otro estilo de vida.

 

Podrían pedir cuanta prueba e informes que se les ocurran para que sepan que vivo de mi humilde y magro sueldo.

 

No estoy enojado ni dolido. Estoy triste, porque que mis hijos me pregunten qué pasó?. Por qué salió, lo que dice el diario? es (no lo duden) un golpe artero y cobarde. No tengo porque explicar algo de lo que no me puedo hacer cargo. La inseguridad (como descubrieron muchos no hace tanto tiempo) no solamente le corresponde a la agencia policial (como les gusta llamarnos quienes se han formado con la bibliografía del ex Ministro de la Corte, el Dr. Zaffaroni).

 

La inseguridad es multicausal. Y si se quiere, la policía es la última razón (ultima ratio) de intervención. Lamentablemente y en la mayor de los hechos, aquellos ya sucedieron. Porque los que se previeron no tienen estadísticas. Y a nadie tampoco le interesa.

 

Quiero que sepa quien escribió la nota y el "calificado vocero" que sigo durmiendo con la conciencia tranquila, porque sigo siendo la misma persona honesta que he sido. Si existió alguien a quien no le gustó como le respondí, o mi forma de actuar, les pido mis sinceras disculpas. Pero ello está muy lejos de tener que ver con mi probidad y singularidad humana. No todos somos lo mismo. No todos tenemos precio. No todos somos como el "calificado vocero" y su mensajero.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias