martes 28 de septiembre de 2021 - Edición Nº1028

Weekend | 24 jul 2021

Comunidad Norte

¿Lo conocías? Huerta "El Laurel": Un tesoro comunitario en City Bell

Desde NexoNorte te acercamos la historia de un espacio recuperado por los propios vecinos para beneficio de toda una comunidad. Un lugar que seguro está cerca tuyo, pero probablemente no estabas enterado que existía: ¿Te lo pensás seguir perdiendo?


En City Bell la pandemia y la necesidad de recuperar un espacio perdido para el barrio, motivó a los vecinos y a las vecinas de la región a construir un sueño en común llamado "Huerta Comunitaria El Laurel", que se encuentra ubicada en Calle 464 entre 19 y 21. A la misma, también se puede acceder por Calle 463 y 19 Bis.

Allí estuvimos con NexoNorte y fuimos muy bien recibidos por las personas que le dan alma y vida al mágico lugar, como lo son Alfredo, Julia, Pablo, Guadalupe, Ana, Mikel, y la gata Almendra, entre otros. Pudimos dialogar y disfrutar del sol con todos ellos, quienes nos contaron la historia e importancia de la Huerta.

Pudimos recorrer todos sus rincones y llenarnos los ojos con tanto verde y el corazón de tanto afecto recibido. Además de los cultivos, el espacio también cuenta con un Invernadero, una Biblioteca, un Banco de Semillas y un Horno de Barro, entre otras cosas. También se dictan cursos y talleres de forma gratuita.

Al consultarles acerca de cómo y cuándo nació "El Laurel", relataron: "Empezó por una propuesta de los vecinos en agosto del 2020, para darle vida al terreno. Dialogamos y pedimos permiso a la Directora de la Escuela Media N° 15 y nos dijo que sí. Nos empezamos a juntar y terminamos siendo más de 90 personas que apoyamos a la Huerta, 20 de ellos son los que más la activamos".

Y sumaron: "Es un espacio recuperado para el barrio, y todos lo pueden usar. Sirve como lugar para encontrarse con los vecinos y las vecinas de la comunidad. Incluso, antes de darle vida a la Huerta, muchos no nos conocíamos, El Laurel nos unió. Acá no hay colores políticos, ni clases sociales, la tierra y la Huerta nos sanan".

 

NexoNorte: ¿Cuáles son los pilares de la Huerta Comunitaria?

El Laurel: "Buscamos darle una función social y también de aprendizaje. Tenemos un espacio de reservas, debido a que es un lugar abierto. Nosotros también vamos aprendiendo día a día, de hecho todavía no llegamos a cumplir nuestro primer año de vida. En este tiempo, tuvimos una tomatera interesante, con más de 100 plantas y entre 20 y 40 variedades". 

  "Nosotros priorizamos que el espacio sea una Huerta, que no hay muchas en la zona, la mayoría son Centros Sociales, que no es crítica porque cada una tiene su desarrollo. Pero en El Laurel, la base es la Huerta y luego el resto. Se creó un lindo espacio de intercambio, una red entre los vecinos que antes no existía".

Cada rincón de El Laurel deja una enseñanza.

—  "Para nosotros lo más importante es la Huerta y el rol social, les damos enseñanzas a la gente. Comenzamos en plena pandemia, fue un momento muy difícil y la gente pasó muchas necesidades, pudimos ayudar a muchas personas. Fue algo muy interesante y nos dio gusto hacerlo".

—  "La apertura de la Huerta se apoya y se fomenta, no se silencia. Cada uno aporta lo suyo desde su lugar, todos somos útiles. También damos muchos cursos y talleres gratuitos, como el de Yoga que empezó y no paró, pero también otros como el de Masculinidades y el de ESI (Educación Sexual Integral)".


N.N: ¿Cómo fue la experiencia de la Primera Asamblea de la Huerta?

E.L: "Tenemos una Asamblea que se lleva a cabo en el segundo sábado de cada mes, allí tomamos las decisiones de forma democrática. Como por ejemplo los talleres y cursos que se van a dar durante el mes. Tenemos muchos proyectos en mente, los domingos queremos empezar a dar clases de Folklore".

—  "La Asamblea se formó para poder tomar decisiones entre todos y que no caiga todo sobre las espaldas de una sola persona, por eso también es una Huerta Comunitaria. Todos tienen derecho a votar y expresar sus deseos y opiniones".

—  "La Asamblea nos sirvió para poder organizarnos mejor, como por ejemplo compartir conocimientos y saber qué cultivar cada mes. Estamos aprendiendo, es todo nuevo. El espacio se va ampliando día a día".


N.N: ¿Qué significa para ustedes lo que están formando en "El Laurel"?

E.L: "La Huerta es como una familia, cuando sembrás algo tenés que cuidarlo. En el caso de las plantas, desmalezar el espacio, regar el cultivo, para después tener el fruto que vas a consumir. La continuidad es lo que cuesta, pero nosotros no exigimos nada. Este espacio es de todos, buscamos que se sientan parte desde un principio".

"Nos sirve para cortar con la inmediatez que se vive actualmente, tanto para los más chicos como para los más adultos del grupo. Nos sirve como cable a tierra, el compromiso debe ser regular para que funcione. Sirve para aplicarlo a cualquier ámbito de la vida".

Parte de la charla con los integrantes de la Huerta en City Bell.

—  "También nos sirve como descubrimiento, para reencontrarnos con algo que nos llama intuitivamente pero que no conocemos, es todo un universo. Lo que no se conoce, no se cuida, por eso la Huerta es un camino de retorno hacia las cosas sencillas y valiosas de la vida. Nos conmovemos hasta con el proceso de una frutilla, sirve para reconectar".

—  "Hay muchas plantas que parecen yuyos, pero en realidad se pueden comer. En la Huerta descubrimos cosas que hasta podemos aplicar en nuestras casas, no las tenemos porque simplemente no sabemos que existen".

—  "La base de todo es que lo que producimos acá es 100% natural, el tomate tiene gusto a tomate y la lechuga no te hincha como un sapo. Acá no usamos pesticidas, cuidamos a la tierra y a los consumidores. Todo lo que hacemos acá se puede reproducir en nuestros hogares, cada uno tiene el espacio de poder vivir su propia experiencia en la Huerta".

"La pandemia fue positiva para la creación y el crecimiento de la Huerta, la gente tenía tiempo y también una necesidad de salir y disfrutar del aire libre. Acá cuidamos la tierra y nos cuidamos entre nosotros. Todo se dio de forma muy natural. Salió todo con mucha fuerza".


N.N: ¿Cómo es su vínculo con la Comunidad?

E.L: "Tenemos la fortuna de nunca haber tenido ningún problema, al principio teníamos miedo de que nos roben todo porque es un lugar abierto. Es esperanzador saber lo importante que es el lugar para el barrio. Simbólicamente, la Huerta actúa sobre la gente, era un espacio perdido y ahora lo cuidamos entre todos, irradia formas de respeto. El trabajo comunitario genera esto".

—  "El predio era un baldío, estaba totalmente abandonado, era un aguantadero, un basurero, una verdadera selva. También había muchos escombros de obras viejas. La Municipalidad se encargó de limpiar, porque hubo problemas de robos y venían a descartar todo acá. En ese momento, surgió presentar el Proyecto de la Huerta".

—  "Este es un espacio de la Escuela Media 15, pero hasta ahora no se han integrado. El predio está cuidado y en óptimas condiciones gracias a nuestro trabajo. Es un espacio recuperado. En el barrio ni siquiera pasa el camión de la basura, se habían acumulado muchos desechos".

—  "Los vecinos de la Huerta fueron los que más apoyaron y participaron en el Proyecto. La usan mucho, sobre todo el invernadero y el horno de barro. Lo usan como un espacio recreativo. Además, también está la cancha de fútbol del colegio".

Vistazo del famoso "Chirinvernadero" construido en la Huerta.


N.N: ¿De qué se trata "El Chirinvernadero"?

E.L: "El Chirinvernadero está compuesto por dos partes: la Biblioteca y el Banco de Semillas. También aceptamos donaciones de juguetes porque vienen muchas infancias al espacio, y allí tienen un lugar para jugar. La parte del invernadero es para las plantas de verano, allí podemos experimentar. Le pusimos agua y tenemos un sistema de riego por goteo".

"El Banco de Semillas ya se encuentra funcionando, la idea es compartir y acercar a la gente. Los vecinos pueden aportar para mantenerlo, en este sentido buscamos dejar una enseñanza. Todos se pueden llevar algo, pero también tienen que dejar, así mantenemos la diversidad del Banco. Hasta nos han traído una semilla de tomate de Centroamérica".

"Siempre pedimos, llevate lo que quieras pero traé algo para que siga en funcionamiento. El mismo sistema lo implementamos en la Biblioteca, está todo abierto. Con el tema de las verduras también les enseñamos a los vecinos a cultivar y cosechar, porque el que no lo sabe hacer puede dañar la planta".


N.N: ¿Cómo pueden participar o ayudar los vecinos con la Huerta?

E.L: "La gente que se quiera acercar, que sepa que no necesita anotarse. Sólo tiene que venir y participar, ser parte. Las actividades son dinámicas. A futuro tenemos el proyecto de realizar un SUM (Salón de Uso Múltiples), en donde haya una mesa de trabajo con un horno para quemar cerámica y una bolsa de boxeo, para realizar actividad física".

—  "Todo lo que se pueda donar, será bienvenido. Como por ejemplo, chapas y maderas. Todo lo que se construyó en la Huerta fue a través de donaciones y elementos que fuimos reciclando, como el piso del invernadero hecho con pallets y las paredes hechas por puertas donadas por los vecinos".


¿Querés saber más sobre la Huerta Comunitaria El Laurel?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias