sábado 17 de abril de 2021 - Edición Nº864

Gonnet | 26 mar 2021

Noche para el olvido

Vecinos denuncian múltiples intentos de entraderas en Villa Castells

Esto decían tras lo sucedido: "Fue terrible, en mi caso no pude pegar un ojo porque sonaban sirenas y alarmas, tenía mucho miedo y me la pasé en la ventana mirando y cuidando mi casa. No hay derecho a vivir así".


En la Zona Norte no hay respiro, la delincuencia no cesa. Los vecinos de Villa Castells, fueron testigos de ello durante la última noche del miércoles y parte de la madrugada del jueves, en donde hubo múltiples intentos de entraderas a lo largo y ancho del barrio.

Todo comenzó a las 23:30, cuando empezaron a sonar repetidamente las alarmas y sirenas vecinales, como también los grupos de Whatsapp de los habitantes. El primer caso anunciado tuvo lugar en la intersección de Calle 9 y 500, cuando dos personas intentaron forzar la puerta de una vivienda.

Afortunadamente, un vecino los vio e hizo sonar la alarma vecinal, y huyeron con rumbo desconocido. Horas más tarde, cerca de las 2 de la madrugada, tres jóvenes que circulaban en dos motos quisieron ingresar en un domicilio ubicado en Calle 6 entre 504 y 505

El chat de los frentistas, en una noche para el olvido. Foto: 0221 Portal.

El dueño de la morada los descubrió e hizo sonar la alarma vecinal, que provocó que se escaparan de inmediato. Los residentes de la cuadra afirmaron: "La Policía tardó 45 minutos en llegar".

Pero la pesadilla continuó, ya que a las 3 de la madrugada, en Calle 502 C entre 9 y 10 un vecino escuchó un ruido en el portón y de inmediato hizo sonar la alarma de su casa. Luego terminaría descubriendo que habían querido ingresar barreteando el portón.

Para colmo, minutos antes, en Calle 11 y 503, sucedió algo parecido, pero en este caso el vecino no escuchó nada sino que fue su perro el que ladró. Los ladrones, por este motivo, escaparon en una moto. 

Vale destacar que también se produjeron otros robos en la zona, tanto a personas que caminaban rumbo a sus casas, como a los que estaban alrededor de la estación de trenes de Gonnet

Sobre el contexto delictivo, una de las habitantes del barrio, confesó: "Qué podemos hacer los vecinos. Ya no sabemos cómo manejar esta situación. Es a toda hora. Vivimos con temor. Cada día que pasa se agrava más. Hubo reuniones y no sirve de nada. Colocamos alarmas vecinales, etcétera. Ya estamos muy cansados".

A lo que agregó: "Lo de anoche fue terrible, en mi caso no pude pegar un ojo porque sonaban sirenas y alarmas, tenía mucho miedo y me la pasé en la ventana mirando y cuidando mi casa. No hay derecho a vivir así".

Fuente: El Día / 0221 Portal

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias