domingo 01 de agosto de 2021 - Edición Nº970

City Bell | 2 jul 2021

Historias Norte

Volvió tras 5 años: La historia de Paulie y su familia de City Bell

Te contamos la emotiva historia que la cotorra Paulie construyó con una familia de la Zona Norte. Se había marchado, pero un día volvió a su hogar para la felicidad de sus dueños. Una vida de película.


Al igual que su nombre, la vida de Paulie pareciera estar guionada como aquella película Hollywoodense que la señal Telefe repetía hasta el hartazgo en los años noventa. Como suele decirse habitualmente, existen ocasiones en las que la realidad supera a la ficción.

Prueba de ello, es lo que le sucedió a una vecina de City Bell llamada Ana, quien en el año 2014, por obra del destino, cruzó su camino con un animalito muy particular que terminaría siendo muy especial en su biografía y le regalaría una de sus mayores sorpresas.

La mujer, le contó en exclusiva a NexoNorte: "A Paulie la encontré en Pinamar, era una pichoncita que se cayó del nido. El perro de una amiga la agarró y se la tuve que sacar de la boca. La empecé a alimentar y me la traje para City Bell con nosotros".

La relación entre Ana, su hija y Paulie.

Como verán, ya desde el principio, ambas tuvieron una conexión sumamente particular. A lo que sumó: "Nunca se volaba, pero un día, después de un año, se voló y se fue". Ya en ese momento corría el año 2016, y hasta ahora no habían tenido ninguna novedad de Paulie

Ana, con una marcada emoción en su voz, relató: "Habían pasado 5 años, pero ahora volvió. Se puso en el ventiluz de la puerta, mi hija fue la que la vio. Y cuando fue a abrir la puerta, Paulie se había puesto detrás, lista para entrar".

Nadie podía creer lo que estaba pasando, por lo que la madre comentó: "Así como entró, vino derecho a nuestros hombros a los piquitos, como ella siempre nos daba. Por las cosas que hacía nos dimos cuenta que era la nuestra. Es una mascotita amada".

 

La felicidad de Paulie al volver a su hogar

En relación al reencuentro con la mascota, confesó: "Fue raro, porque no la esperábamos. Igualmente le dejamos abierta la ventana para que se vaya cuando ella quiera. Sentimos que sólo es una visita, y así como vino cuando quiso, se va a ir cuando quiera".

Y en cuanto a su vuelta a casa, aseguró: "Pensamos que estaba enferma y por eso volvió a su hogar. Pero está muy bien, parece haber perdido a su compañero. Creo que cuando lo escuche se va a ir de nuevo, es libre para hacer su vida".

Sin dudas, una historia emocionante, tanto para Ana como para su familia. Y de tranquilidad para Paulie. Sólo ella sabe por cuánto tiempo se quedará, pero lo que sí puede dar por seguro es que las puertas de su casa siempre estarán abiertas para ella.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias