lunes 28 de noviembre de 2022 - Edición Nº1454

Weekend | 6 nov 2022

Perseverá y triunfarás

Diego Bazzi: La historia del bicampeón mundial de Joaquín Gorina en Taekwondo

Te contamos la historia de perseverancia de Diego Bazzi, el vecino de Joaquín Gorina que se alzó con la medalla dorada del Open Taekwon-do World Championship disputado a finales de octubre en el microestadio de Tecnópolis: "El trabajo constante sobre el cuerpo y la mente los meses previos dieron sus máximos frutos".


El pasado 22 y 23 de Octubre se realizó en el microestadio de Tecnópolis el Open Taekwon-do World Championship, en donde participaron comitivas de 21 países y más de 1.000 competidores. En diálogo con NexoNorte, Diego Bazzi compartió una de las claves de su nuevo campeonato internacional: "La perseverancia es lo que te hace lograr las cosas".

Para comenzar a contar la historia de Diego, vale destacar que el arte marcial surgido en Corea a mediados del siglo XX, combina destrezas físicas y técnicas sumado a valores inherentes al deporte: como la disciplina, el respeto y el compañerismo

Bazzi, el joven dorado de Joaquín Gorina, tiene tan solo 20 años, pero desde los 12 se viene perfeccionando en la materia: "Siempre veía un cartel que decía Taekwondo y me llamaba la atención. Y fui solo, sin que nadie me llevara, arranqué. Quería saber cómo era".

En aquel momento, Diego era un chico que transitaba los primeros años de la Escuela Secundaria y se acercaba por primera vez al club de su barrio, el Espacio 22, ubicado en Calle 135 y Esquina 484. Para con el tiempo, convertirse en bicampeón mundial.

Una de las traducciones del término es el perfeccionamiento del camino de brazos y pies. La traducción anticipa la modalidad: se pone todo el cuerpo en el combate. Para Diego es un estilo de vida. Por eso relató: "No sólo te prepara técnicamente, sino que también te da una formación, disciplina, respeto. Te inculca muchos preceptos, que vas aprendiendo".

El evento con sede en Tecnópolis, organizado por la International Taekwondo Federation y la Federación Argentina de Taekwondo, contó con la presencia del Grand Master Don Dalton de Irlanda. Como dato, vale resaltar que recién en Sídney 2000, el taekwondo fue incluído oficialmente a los Juegos Olímpicos como deporte de contacto.

Diego es oriundo de Joaquín Gorina y vive con su familia, un apoyo fundamental en todos sus logros. La preparación para este tipo de competencias es ardua. Por ello explicó: "Entrené por mi cuenta de lunes a lunes, tres, cuatro horas. Después empezamos con el profesor de martes a sábado". Además, lo que aportó a su estado físico fue la pretemporada que tuvo en el mes de enero

La competición en Tecnópolis arrancó con Formas, que es otro ítem que tiene el taekwondo. Según él mismo explicó, se trata de una coreografía técnica que tiene cada cinturón, con movimientos, similar a la gimnasia artística. Diego en Formas es cinturón rojo punta negra, siendo parte de los ocho mejores de su categoría.

En el proceso hacia la obtención del campeonato en Combate (uno contra uno), Diego inició con un chileno: empató el primer round y el segundo lo ganó por puntos. En la otra llave había un cordobés que ganó hasta llegar a la final con Diego. Si bien el microestadio estaba poblado, la concentración del bicampeón fue total.

Al recordar su consagración, Bazzi confesó: "Lo único que quería era abrazar a mi mamá, a mi papá. Tenía muchísima emoción, no lo podía creer"

Sobre aquel momento, destacó: "Estaba muy concentrado, sabía lo que tenía que hacer, el otro chico era más alto que yo, más largo en piernas y brazos. La experiencia que te dan los años también me preparó para luchar contra todo tipo de oponente. Teníamos practicado por si tocaba alguien más alto, más bajo, más rápido, un zurdo, un derecho. Eso se va puliendo porque uno no sabe contra quién le toca".

Una vez finalizada la última instancia de la competición, Diego se consagró por segunda vez campeón mundial, y en diálogo con este medio, recordó lo primero que pensó: "Lo único que quería era abrazar a mi mamá, a mi papá. Tenía muchísima emoción, no lo podía creer". Y luego también reflexionó: "Después de todo lo que entrené, tenía que ser de esa forma. El trabajo constante sobre el cuerpo y la mente los meses previos dieron sus máximos frutos en la competición más importante del año".

Fabián Lazarte es su instructor, al que Diego profesa agradecimiento. Junto con su familia y amistades, es un pilar de apoyo. Por ello, también se preocupó por las personas que recién arrancan y sueñan con participar internacionalmente, y a modo de aliento, afirmó: "Que practiquen, siempre hay que estar practicando. Dejar lo mejor de uno y disfrutar que es lo más importante. Te golpeas como en todo deporte, lo sufrís, lo sangras, lo lloras, lo pataleas. Son duros los entrenamientos, pero hay que buscar la forma de que eso te guste".


¿Cuál fue el condimento especial del primer Campeonato para Diego Bazzi?

En el 2019, Diego Bazzi viajó a Brasil y obtuvo su primera medalla dorada, que también tuvo un condimento especial, debido a que en los meses previos tuvo que realizarse una intervención y entrenó mientras se recuperaba de la dolencia. 

Al referirse a aquella experiencia, recordó: "Me estuve preparando para ir y me apareció un dolor de cadera. Cuando voy a revisarme me dicen que me tenía que operar. Entrené 4 meses para ir a un mundial con la cadera en recuperación. Por eso siempre digo que la perseverancia es lo que te hace lograr las cosas. Yo creo que lo podés aplicar a todo".

Por Ramiro Joaquín Ciampa Dolárd (Colaborador).

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias